Bebés Recién Nacidos: 7 pasos para mantenerlos vivos

¡Felicidades! Si te encuentras revisando este artículo quiere decir que ¡tienes un bebé recién nacido! . Esta es una vivencia maravillosa, pero a su vez viene acompañada de muchísimas dudas, estrés y angustia sobre bebés recién nacidos, ¡sobre todo si eres mami primeriza!

Un bebé recién nacido es aquel que tiene 28 o menos días de haber salido del vientre de la madre, bien sea por parto por cesárea o parto natural. Básicamente es un nuevo ser, pequeño y delicado que no puede hacer nada sin su madre. ¡Así que debes darle todo tu cuidado y atención!

Ahora, si estás leyendo esto seguramente estás nerviosa y tu vida es una DesMami ¡como todas!. Al igual que tu hijo ahora tienes un mundo de cosas por conocer y explorar pero ¡no te preocupes! TODAS pasamos por lo mismo, es por eso que hoy quiero tratar de ayudarte con todo lo esencial que necesitas saber para cuidar a tu recién nacido y no morir en el intento (y de paso mantenerlo vivo).

Primero lo primero. Esta es una etapa importante, durante el primer mes los padres comienzan a notar la mayoría de los defectos congénitos y genéticos que tiene el bebé recién nacido. Así que lo primero es saber lo es normal y que es anormal en un recién nacido según la OMS (Organización Mundial de la Salud). ¡Comencemos!

1. ¿Qué es lo normal en los bebés recién nacidos?

  • Seguramente ya lo sabes pero te lo recalcaremos: ¡Los niños y niñas son distintos! Eso lo notarás desde el momento en que nacen, siendo que los varones pesan entre tres y tres kilos y medio, mientras que las niñas suelen pesar un poco menos.
  • Al ver a tu bebé lo primero que notarás es que sus ojos son de un tono gris o azulados pero ¡que no cunda el pánico! No está ciego ni mucho menos, simplemente es algo normal de cuando nacen, después de un tiempo adquieren su color de ojos normal.
  • ¡No te asustes si ves manchas! Las marcas de nacimiento, especialmente en párpados y nucas, van desapareciendo con el tiempo.
  • Como ya se mencionó antes los varones suelen ser más grandes y robustos que las niñas, eso incluye hasta sus genitales, los cuales suelen tener un tamaño un poco agrandado al nacer.
  • Los bebés recién nacidos crecen rápidamente durante los primeros meses ¡muuuucho más de lo que piensas de hecho! Así que es importante alimentarlos de forma constante y adecuada, así podrán ganar hasta 300 gramos por semana. Recuerda siempre consultar a tu pediatra para informarte de su alimentación aunque se recomienda que en los primeros 6 meses sea lactancia materna exclusiva.
  • ¿Por qué siempre se le expulsa el aire a los bebés después de comer? Porque si no le dan cólicos, así como tu cuando tienes airecito atorado en tu pancita. ¡Ahórrate el sufrimiento para ti y tu bebé!
  • Si has cargado un bebé recién nacido seguramente habrás notado que su cabeza se siente blanda y frágil. Quédate tranquila, te aseguramos que no se va romper, sólo sucede que los bebés recién nacidos aún no tienen los huesos de su cráneo formados para permitir que el cerebro siga creciendo, así que asegúrate de siempre detenérsela con cuidado.
  • ¿La piel de tu bebé es rosadito intenso y está cargada de pelusita? Pues esto es algo muy adorable (y normal) de los recién nacidos, así que no te preocupes, probablemente se vea así hasta los dos meses de edad. ¡Pero nunca está de más consultarle a tu pediatra!
  • ¡Nada como ver los ojos de aquel ser que tanto estabas esperando! Debes saber que la mayoría de los bebés recién nacidos lo hacen con los ojos abiertos, aun así un pequeño porcentaje puede tardar unas horas en abrir los ojos. ¿Cómo será ese primer encuentro? ❤️

2. ¿Qué es lo anormal en los bebés recién nacidos?

  • ¡Los bebés recién nacidos lloran muchísimo! Todos lo sabemos, pero si tu bebé llora muy agudo o muy débil, puede ser síntoma de algún problema, ¡pregúntale a tu médico!
  • ¿Tu bebé tiene sus pequeñas extremidades demasiado rígidas o flojas? ¡Cuidado! Esto puede ser señal de alguna enfermedad o trastorno genético. Así que no temas checar la tensión muscular de tu bebé de tanto en tanto, con ayuda de tu pediatra.
  • Los bebés recién nacidos son indefensos para muuuchas cosas excepto tres: tragar, respirar y comer. ¡Eso lo pueden hacer sin ningún problema al igual que un adulto! Es por eso que si ves que tu bebé tiene problemas con algunas de estas cosas lo mejor es que visites a tu médico.
  • ¡Siempre debes estar al tanto de la respiración de tu bebé! Los recién nacidos tienen un ritmo respiratorio más irregular en comparación a los adultos. Sin embargo, no es normal que respire de forma intermitente, mucho menos que tome un tono azulado. ¡Cada uno de estos pequeños detalles es sumamente importante!
  • Recuerda que los bebés recién nacidos tardan en detener su cabeza y se sientan hasta los 9 o 10 meses, ¡no trates de hacerlo antes! Ellos mismos lo lograrán solos. También aplica para cuando empiezan a darse vueltas, arrastrarse y gatear, ¡no trates de acelerar su desarrollo! Porque puedes provocarles un daño.

3. Cuidados inmediatos de los bebés recién nacidos

Después del parto o cesárea probablemente estarás agotada y sólo querrás ver a tu bebé dormir un poco (para que tu también lo puedas hacer). Una vez tu hij@ haya llegado al mundo sólo podrás verlo unos instantes, así que debes aprovechar ese bello momento lo más que puedas. 

Luego, los médicos se encargaran de llevárselo y realizarle los cuidados inmediatos al bebé para chequear su salud y estabilizar cualquier posible anormalidad. Aunque no estarás presente seguro eres una mamá curiosa y quieres saber qué es lo que los médicos harán con tu recién nacido. 

Pues básicamente los cuidados inmediatos son:

  1. Aspirar las vías respiratorias con una pera de hule.
  2. Secar la piel del recién nacido con sabanas tibias y esterilizadas.
  3. Cortar el cordón umbilical.
  4. Estudiar la sangre del cordón umbilical para determinar su grupo sanguíneo.
  5. Realizar la prueba de APGAR, que es básicamente una puntuación que se obtiene 5 minutos después del nacimiento y determina su respiración, tono muscular, ritmo cardiaco, color de la piel y reflejos. Todo esto podrá indicarle al médico de forma rápida si tu bebé está sano o si tiene algún problema.
  6. Colocar una identificación al recién nacido donde se muestre el nombre de la madre, su hora y fecha de nacimiento.
  7. Colocar sobre el pecho de la madre si nace mediante parto natural o si es una cesárea el niño es colocado en una incubadora, para mantener su temperatura corporal.
  8. Aplicarle las vacunas BCG y Hepatitis B

4. Documentos importantes y vacunas

Los principales documentos para un recién nacido son:

  1. Certificado de nacimiento: Este te lo da el hospital e indica cuándo nació, cómo, qué doctor lo atendió y cómo se encuentra.
  2. Cartilla de vacunación: En los primeros 5 días el recién nacido debe de ser llevado al IMSS a que se le apliquen sus primeras vacunas (de las cuales hablaremos más adelante)
  3. Acta de nacimiento: Es expedido por el Registro Civil (en México) y es más económico registrarlos antes de los 60 días de que nació. Revisa en la página del gobierno de tu estado para saber qué documentos tienes que llevar.

¿Qué vacunas se deben colocar a un recién nacido?

¡Ufff! Las vacunas es otro asunto importante en la vida de tu bebé. Con ellas podrá mantenerse sano y evitar enfermedades, por eso es importante estar pendiente de su calendario de vacunación y seguirlo al pie de la letra, así te evitarás muchos dolores de cabeza. 

En la siguiente imagen podrás revisar el Esquema Nacional de Vacunación vigente en México. (haz click aquí para ir a la página de la Secretaría de Salud)

Por otro lado, ¿qué debes de esperar al llevar a tu hijo o hija a vacunar?

  • Mantén la calma, tu actitud le dará tranquilidad.
  • Pregunta que posibles reacciones puede tener tu bebé por las vacunas que recibirá, como fiebre, enrojecimiento o hinchazón.
  • Explícale a tu bebé lo que le van a hacer, por qué y dale tranquilidad
  • ¡No le mientas! Aunque sea pequeño comprende perfectamente, explícale con palabras sencillas.
  • Menciónale que puede dolerle, pero que sólo unos segundos y que las vacunas son necesarias para no enfermarse
  • Nunca lo amenaces ni lo hagas sentir una víctima. “Si te portas mal, te llevaré al doctor para que te vacunen”, “Pobrecito, mira lo que te están haciendo” y evita preguntarle si le duele. No le pidas «que se aguante como las machas y los machos» y que no llore, al fin y al cabo ¡a todos nos duele que nos vacunen!
  • Acompáñal@ TODO el tiempo, desde el inicio hasta el fin.
  • Trata que la vacunación se realice en un ambiente tranquilo y confiable. Transmítele a tu hija o hijo seguridad y pídele que colabore, acaríciale, sonríele y háblale mirándole a los ojos.
  • Tu bebé se sentirá más cómodo en un sitio conocido, trata de llevarl@ al mismo lugar siempre
  • En caso de que le prometas “un regalo” ¡es muy importante que cumplas!
  • Al final de la vacunación abrazal@, bésal@ y reconfórtal@, tus caricias son el mejor regalo que puedes darle ❤️.
  • ¡Planea algo agradable para después de la vacunación!

5. Cuidados del recién nacido

5.1. Alimentación

Los bebés recién nacidos, como seguro ya sabes, sólo se alimentan de una cosa: ¡leche materna!

¡Bienvenida al FABULOSO mundo de la lactancia materna exclusiva y a libre demanda! (y también mi peor y mejor experiencia de la maternidad)

La lactancia materna es un proceso donde la madre se encarga de alimentar a su bebé recién nacido, inmediatamente después del parto. La lactancia materna exclusiva se basa en solo dar al bebé leche materna y no proporcionar otros líquidos ni sólidos (ni siquiera AGUA), a excepción de vitaminas, minerales o medicinas, por un periodo de seis meses. 

¿Qué significa esto? Pues básicamente que tu sola te encargarás de alimentar a tu bebé a través de la leche de tu pecho, cuando tu bebé quiera. ¡Ahí tienes todo lo necesario para que pueda sobrevivir!

En mi experiencia, al inicio es HORRIBLE, ya que tienes que esperar a que te baje la leche, luego tu bebé tiene que aprender a «agarrar» tu pecho, problemas como pezones invertidos o grietas en los pezones y al final los dos deben de encontrar la mejor posición para amamantarl@.

Después de eso, la lactancia materna me pareció MÁGICA, ya que creas un vínculo entre tú y tu bebé imposible de generar de otra manera.

Después empieza otro rollo que es cuando hay que amamantarl@ de noche o cuando le salen los dienteeeees ¡auch! pero ya después hablaremos de eso.

5.2. Cambio de pañal

Al tener un bebé una de las primeras cosas con las que te enfrentarás es el cambiar pañales, pero no te asustes, aunque no lo parezca este puede ser un momento muy divertido para las madres, ya que le toca al padre cambiarlo jojojojojojo.

Seguramente tienes muchísimas dudas, por ejemplo:

  1. ¿Qué pañales, ecológicos o desechables?
  2. ¿Qué son los pañales ecológicos?
  3. ¿Qué son los pañales ecológicos desechables?
  4. ¿Cuál es la mejor marca de pañales desechables?
  5. ¿Cuál es la mejor marca de pañales ecológicos?
  6. ¿Cómo se utilizan y cuidan los pañales desechables?
  7. Mejores formas de evitar rozaduras y cómo tratarlas

En ese caso, te recomiendo que hagas click aquí para leer mi post acerca de TODO lo que debes de saber de pañales.

5.3. ¿Cuánto tiempo debe dormir un bebé recién nacido?

¡Los bebés recién nacidos duermen y MUCHO! A diferencia de los humanos no tienen un horario de sueño regular, no por nada los padres suelen tener turnos para atender al bebé de noche. No es hasta meses después que los bebés empiezan a regular su sueño, mientras tanto es normal que duerman entre 14 y 17 horas por día, lo malo es que ¡no son seguidas!.

Las siestas hasta que cumple el año suelen ser tomadas, al menos dos veces por día. Luego de cumplir un año es probable que duerman entre 3 o 5 horas por la tarde y listo.

Claro que también hay niños que duermen 5 horas seguidas sin despertarse y los padres se ven obligados a hacerlo para que coman. Si esta es tu situación, revisa con tu pediatra qué es lo mejor que puedes hacer (si es necesario despertarl@, cómo hacerlo y después de cuántas horas).

Así que ¡prepárate para sacrificar el sueño por tu bebé! ¿Ahora entiendes por qué las puérperas parecemos zombies?

5.4. ¿Cómo se debe bañar a un recién nacido?

Primero que nada: ¿Cuándo podemos darle el primer baño a nuestr@ bebé recién nacido?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda (haz click aquí para ver ell artículo) bañar a los bebés recién nacidos 24 horas después del nacimiento. Esto por básicamente 3 razones:

  1. No bajar la temperatura corporal del bebé o bajarle el azúcar en la sangre por el estrés del primer baño
  2. Hay un aumento del 166% de éxito en la lactancia materna si bañas al bebé en 12 horas, en lugar de 2 horas después del nacimiento
  3. El unto cebáceo (la sustancia blanca con la que nacen los bebés) les protege y ayuda a hidratar su piel

¿Cómo bañar a un bebé recién nacido con cordón umbilical?

¡Excelente pregunta! Hasta que a tu bebé se le caiga el cordón umbilical (que normalmente se cae a las 8 semanas), sólo lo debes de bañar con baños de esponja.

¿Cómo se baña a un bebé con esponja?

  • Tener todo listo: Agua, paño húmedo con agua sin jabón y toalla seca.
  • Apoya al bebé: En un cambiador, una cama o el piso pueden servir. Acolcha las superficies duras con una manta o una toalla. Si se puede caer, recuerda ponerle cinturón de seguridad o siempre mantener una mano en tu bebé.
  • Comienza por la cara: Use el paño húmedo para lavarle la cara (cuida que no entre agua en ojos ni boca). Luego, enjuaga el paño y lávale el cuerpo. ¡Al final deja la zona del pañal!
  • Mantén al bebé calentito: Durante el baño de esponja, tapa a tu bebé con la toalla seca y sólo descubre las partes que estés lavando. Recuerda lavarle bien las axilas, orejas, cuello y genitales.

¿Cuándo puedo bañar en la tina a mi bebé?

Ahora sí, cuando se le haya cicatrizado su cordón umbilical, es momento de meterlo al agua. Basta con dos o tres baños por semana para mantener al bebé limpio, imagínate ¡se la pasan dormidos! para nada se ensucian. Si lo bañas más puede ser que reseques su piel. Eso sí, ten en cuenta que se deben mantener limpias siempre las áreas del pañal, las manos y cara.

6. Cuidados del cordón umbilical

¡Tema importantísimo y del que nadie habla!

De acuerdo a la Asociación de Pediatras Americanos (haz click aquí para ver la fuente), se debe de mantener el cordón umbilical ¡limpio y seco! hasta que se reseque solo y se caiga. Para lograrlo es importante que:

  1. Los baños sean de esponja
  2. Mantener el pañal doblado debajo del cordón para que no se llene de orina
  3. Puedes encontrar pequeñas gotas de sangre en ropa o pañal cuando se vaya a caer el cordón, es normal. Pero si el cordón sangra, ¡mejor llama a tu médico!

Las infecciones son poco comunes, pero hay que estar atentas a:

  • Secreción amarillenta y con mal olor del cordón
  • Piel enrojecida alrededor de la base del cordón
  • Llanto cuando usted toca el cordón o la piel que lo rodea

Como mencioné arriba, el cordón normalmente se debe de caer antes de las 8 semanas, si te bebé tiene más de 2 meses y no se le ha caído, es hora de visitar a tu pediatra.

Otras curiosidades respecto al cordón umbilical son:

  • Granuloma umbilical: A veces el cordón forma una bolita roja en el ombligo, después de que se cae el cordón umbilical. Esta bolita sacará líquido amarillento claro. Normalmente esta bolita desaparecerá después de una semana y si no es así, el pediatra tendrá que eliminarlo, quemándolo.
Cuidados de los bebés recién nacidos: Granuloma umbilical
  • Hernia umbilical: Una de las más comunes indicaciones de que la tiene es cuando el ombligo de tu bebé parece que se sale cuando llora. No es grave y normalmente se cura sola entre los 12 y 18 meses. Si no se cura, el pediatra tendrá que hacer una pequeña cirugía para cerrarlo. ¡No tapes la zona con cinta adhesiva o con monedas!
Cuidados de niños recién nacidos: Hernia umbilical

7. Los 10 errores que cometen los padres primerizos

1. Dejar que el bebé duerma toda la noche

La tentación de dormir nos puede volver débiles pero ¡no!. Es importante que si tu bebé no se despierta por si solo, tu tomes la iniciativa de levantarlo cada 2 o 3 horas para alimentarlo, tanto de día como de noche.

2. Establecer una rutina estricta

Por mucho que uno quiera mantener un orden lo cierto es que los bebés recién nacidos son muy impredecibles, lo único que tienen en común es que suelen despertarse cada 2 o 3 horas para comer. Del resto, ¡prepárate para lo inesperado!

3. Ir a sitios ruidosos

Esto puede ser obvio, pero lo volvemos a recalcar, los bebés recién nacidos necesitan tranquilidad, por lo tanto exponerlos a ambientes con muchas personas o muy ruidosos está fuera de los límites.

4. No sacar al bebé de la casa

¡Basta de sobreprotección! los pediatras recomiendan a los padres realizar paseos cortos para que el bebé reciba un poco de luz solar y su sistema inmunológico se vaya reforzando.

5. No asegurar de manera correcta el asiento para bebés

Es importantísimo asegurar bien estos asientos ya que los recién nacidos son tan frágiles y delicados y cualquier movimiento brusco podría causarles algún daño. Lee las instrucciones de tu asiento de bebés y si lo compraste usado, asegúrate de preguntar si hubo algún accidente con esa silla, ya que si ya estuvo involucrada en un accidente, la silla ya no sirve.

6. No sacar el aire correctamente

Muchos padres primerizos no invierten el tiempo suficiente para sacar los gases de los niños luego de haberse alimentado. Esto puede causar vómitos, cólicos y constantes llantos en el bebé. ¡Invierte tu tiempo en sacar bien esos gases!

7. No conocer las condiciones para el baño del bebé

Tú no te preocupes, si ya leíste la parte de cómo bañar a tu bebé, ya más o menos te la sabes, aunque es probable que de todos modos te suceda que la temperatura del agua esté muy fría o caliente. 🤷🏻‍♀️

8. Preparar incorrectamente la leche

Sigue las instrucciones del fabricante para que la leche no quede ni muy concentrada, ni demasiado diluida. ¡No hay nada más importante para un bebé que su alimento!

9. Abrigar demasiado al bebé

Los bebés son como nosotros, si tu tienes frío, tu bebé tiene frío y viceversa. Los pediatras recomiendan 1 o 2 capas de ropa más que nosotros y ya. ¡No le lances hasta la cobija encima!

10. No seguir los instintos maternos

Es común que TODOS te llenen de consejos y ¡eso está muy bien! pero las mujeres tenemos un instinto que muchas veces no falla, por eso al cuidar a tú bebé es primordial que hagas caso a tus instintos y sensaciones. ¡Sólo tú sabes lo que es mejor para tu bebé! Nada de que el bebé se «embracila» o mi papá me decía que lo dejara llorar toda la noche para que se durmiera 😓

¡Cuidar a un bebé recién nacido no tiene fin! Pero no es algo imposible y lo más importante es que tengas confianza en ti para lograrlo, después de un tiempo ¡verás que todo se vuelve mucho más fácil!

Lo más importante que debes saber es que es TU hijo, TÚ lo trajiste al mundo y por lo tanto, no hay mejor persona como TÚ para cuidarlo. Así que haz lo mejor que puedas para cuidar de tu bebé pero sin explotarte a ti misma y sobre todo ¡disfruta de esta experiencia! Es única y no se volverá a repetir.

1 comentario en «Bebés Recién Nacidos: 7 pasos para mantenerlos vivos»

Deja un comentario