Slime casero: Las mejores 11 recetas

Hay pocas cosas más satisfactorias que crear un slime casero y jugar con él. Algo en su textura lo hace satisfactorio de manipular. Si así es para un adulto ¡imagina lo que es para niño! Por esta razón, en esta entrada encontrarás varias recetas para que puedas crear uno hoy mismo.

¿Qué es el slime?

Dicho de forma simple, es un compuesto a medio camino entre líquido y sólido que es moldeable, adaptable, viscoso y ligeramente pegajoso. La sensación que produce manipularlo es conocida como respuesta sensorial meridiana autónoma.

Aunque es producido a nivel comercial, es un compuesto que puede fácilmente hacerse en casa. Solo debes usar algunos elementos simples que encontrarás en tu despensa. Su estructura, forma y sensación al tacto es ideal para niños, por lo que podrán durar horas con él sin aburrirse.

Slime casero

¿Cómo hacer un slime casero para niños?

Para hacer tu propio slime casero necesitas solo dos ingredientes que encuentras en casa. Aunque hay varias recetas, esta es la más común y efectiva. Necesitarás:

  • Pegamento: Puedes usar resistol, ya sea blanco o transparente.
  • Activador: Para esto es necesario emplear el bórax. Este se consigue con este mismo nombre

¿Cómo hacer un slime con pasta de dientes?

Si se te hace complicado encontrar bórax, puedes hacer esta simple receta. Tan solo necesitas champú espeso para cabello y un tubo de pasta de dientes. El proceso es bastante simple. Vierte en un plato algo de champú y agrega el dentrífico. Mezcla con una paleta. Y listo. Es un slime con shampoo fácil de hacer también.

Obviamente, deberás ir añadiendo un ingrediente y otro para obtener una consistencia apropiada. Además, si quieres tener una masa más grande deberás agregar elementos. La particularidad de esto es que es bastante oloroso, en el buen sentido. Debes prestar atención al niño para que no se lo meta a la boca si sigue ese olor.

¿Qué tipos de slime casero se puede hacer?

Slime con ingredientes de la cocina

  • Slime con pegamento: Tan sencillo, pues es la receta más popular. Tan solo usa pegamento tipo resistol y bórax. Mezcla hasta formar la consistencia adecuada y a jugar.
  • Slime con maizena: Esta variante consiste en usar champú y maizena. Coloca en un envase el líquido y vas aplicando poco a poco el polvo. Debes ir mezclando y agregar más maizena para crear una sustancia no pegajosa.
  • Slime transparente: La diferencia acá está en el pegamento que usarás. Aunque tradicionalmente se usa blanco, para hacerlo deberás usar el tipo transparente o cristal. Sigue el mismo procedimiento.
  • Slime con bicarbonato: Esto es una opción rápida y barata de hacer slime casero. Si no encuentras bórax o no quieres usarlo, emplea bicarbonato de sodio. De la misma forma, mezcla con resistol. Ya sabes que puedes usar tanto el blanco como el transparente.
  • Slime con jabón líquido: Para esto necesitarás jabón líquido y pegamento. Mezcla en una taza hasta tener la consistencia adecuada. Para darle alegría, puedes usar colorante vegetal. Así tendrás slime de colores también.
  • Slime con harina: Otra receta sencilla necesita harina de trigo, agua, jabón líquido y aceite para bebé. Aplica seis partes de harina, una de agua y una de jabón. Mezcla con una cuchara. Cuando estén integrados, aplica dos partes de aceite de bebé y continúa removiendo. Puedes añadir colorante en este punto. Mezcla por 5 minutos hasta tener consistencia.
Silme casero fácil

Slime casero con ingredientes del baño

  • Slime con espuma de afeitar: Recetas hay muchas, por lo que puedes emplearla para hacer slime con crema de afeitar también. La diferencia está en que mezclas el pegamento con esta espuma. Solo debes tener en cuenta que a medida que más crema o espuma apliques, más denso o pesado será el slime casero que obtendrás.
  • Slime con detergente: Este slime lleva algo de procedimiento. Primero coloca una medida de agua por dos medidas de detergente. Debes mezclar hasta que ambos se integren bien. Continúa añadiendo dos medidas de resistol o pegamento. Lo que resta es continuar mezclando hasta formar el slime casero ¡es todo!

Slimes divertidos para niños para hacer en casa

  • Slime magnético: Para fabricarlo, solo debes seguir la receta para fabricarlo. La diferencia es que a la mezcla agregas polvo o limadura de hierro. Al ser un material metálico, cuando lo sometes a un campo magnético, el slime se altera y buscará el imán.
  • Slime arcoiris: Necesitas armar la receta típica más cómoda para ti para hacer el slime casero. La diferencia es que debes usar en el proceso, pero casi al final, una serie de colorantes vegetales en polvo. La clave está en separar en varias partes antes de tener la consistencia adecuada y cada una de ellas teñirlas de color. Las integras todas de nuevo, mezcla un poco más y listo. Tendrás así un slime de arcoiris.
  • Slime con silicón frío: Este procedimiento consiste en usar silicona líquida y mezclar con agua. ¡Es todo! Puedes añadir colorante o bien diamantina. A medida que vas revolviendo, notarás que se empieza a despegar del recipiente. Cuando salga del todo está listo para usar.

Crea unos paquetes de slime divertidos

Como ya te imaginas, puedes hacer slime casero de forma bastante fácil con ingredientes que tienes ya mismo contigo. Por esta razón, es una actividad que puedes usar para compartir con tu pequeño. Para ello, es conveniente que tengas los ingredientes separados y listos.

¿Estás en una fiesta infantil? Sin duda es una de las cosas que puedes hacer para animar un poco a los niños. Puedes usar cualquiera de las recetas que te hemos dado acá y como sugerencia, incluye también colorantes vegetales. ¡Así cada niño puede tener un slime casero de algún color en particular!

Slime casero
Emplea slime en las fiestas infantiles

No debes impedir que puedan mezclar y crear nuevos colores. Eso forma parte de la diversión. Lo único que debes prestar atención es que no intenten ingerir ninguno de los elementos de forma individual. Aunque no son tóxicos, hay que evitar momentos desagradables.

Si te ha gustado esta entrada, nos encantaría nos comentaras cuál receta has probado y de todas ellas, la que te ha parecido más sencilla de hacer. Es una sustancia agradable de tomar con las manos, por lo que ¡deja una para tu pequeño también!.

Deja un comentario