Toallas postparto: El secreto para recuperarte rapidísimo

Después de tener mi parto en casa, mi partera salió de la recámara y regresó con una botella de chupón con un líquido cafesito y una toalla. Me dijo que cuando fuera al baño me limpiara con el agua de esa botella, me pusiera esta toalla y que me había dejado más toallas postparto en el congelador.

Contexto: Esta era mi segunda bebé, con mi primer bebé tuve un desgarre, no me pude sentar como en 1 o 2 semanas en el postparto e ir al baño era un martirio (principalmente la primera vez).

Al tener mi parto en casa pude parir como me salió (literalmente) y sólo tuve una pequeña abrasión, pero de todos modos tenía mucho miedo de la primera ida al baño, nunca sabes cómo saldrá. En fin, ya hace un año y medio de eso así que no me acuerdo exactamente cómo estuvo, lo que si recuerdo es que después de ir al baño, me lancé como pude esa agua de la botella y ✨magia✨. Esto es lo que necesitas en esos momentos. Limpiarte sin tallarte y después simplemente secarte con papel de baño y vámonos.

Yo creía que ya no podía ser mejor, pero después me puse la toalla que me había dado mi partera. El ✨cielo✨. La verdad es que me la puse adentro de mis pañales para adulto y todavía mejor porque cuando se derretía el hielo se quedaba en los pañales y no en mi ropa o en la cama.

De verdad que creo que estas «padsicles» o toallas postparto o toalleta, como la bautizaré, son el secreto mejor guardado de las parteras. No es posible que estos remedios no hayan llegado a la medicina si es lo más básico del mundo: cuando hay hinchazón, hay que aplicar frío para desinflamar. Así que vamos a cómo se hacen:

¿Cómo hacer una toalla postparto, padsicle o toalleta?

Necesitarás:

  • Toalla sanitaria nocturna preferentemente de tela, aunque también puede ser desechable de algodón
  • 1 lt de agua
  • Manzanilla
  • Tomillo
  • Cola de caballo

Modo de uso:

  1. Pon a hervir el litro de agua y después agrega las hierbas.
  2. Deja hervir 5 minutos, apaga y deja enfriar
  3. Cuela el líquido
  4. Abre la toalla sanitaria (sin despegarla) y agrega el líquido colado en la toalla. Que quede bien empapada.
  5. Meter al congelador por unas 3 horas

Después de esto, simplemente úsala como una toalla normal y disfruta la ✨magia✨.

Recomendaciones para usar las toallas postparto

  • Si conoces a una partera, pídele que te las haga. Ellas conocen más de hierbas y utilizan algunas que son súper difíciles de conseguir.
  • No te la dejes mucho tiempo, cuando deje de estar fría retírala y seca con cuidado
  • Mi partera me recomendó muchísimo airear el área para que las heridas sanen más rápido, así que pon una toalla en la cama y quédate desnuda (también ayuda muchísimo con las heridas de los pezones por la lactancia).
  • En otras recetas también le agregan aloe vera 100% natural, hazel witch o hammamelis también 100% natural y aceite de lavanda 100% natural.

Qué miedo, ¿y si me da una infección?

Debo de confesar que desde mi primer parto ya había escuchado de las toallas postparto pero yo decía «¿cómo me voy a poner estas cosas en mis partes íntimas? ¿qué tal si me da una infección? Estos remedios de abuelitas ya no funcionan, ya teneos ciencia, lo que dicen los ginecólogos es lo mejor».

Antes yo era de esas mamás primerizas en Facebook, que defendía a capa y espada lo que dicen l@s ginecólog@s, pediatras, la OMS. Y la verdad es que eso sólo me ha traído culpa. Culpa por no defenderme en mi primer parto, culpa por iniciar alimentación complementaria a los 3 meses por indicación del pediatra, culpa por tener problemas de lactancia con mi primer bebé, culpa por tener problemas de lactancia con mi segunda bebé, aunque la tuve en casa.

Ya hace 1 año y medio que tuve a mi segunda bebé y debo decirte que he aprendido mucho más a confiar en mi intuición, en mi sabiduría como mamá y en el conocimiento de todas las mujeres que han venido antes de mí: Mi mamá, mi suegra, mi abuela, mi partera. Creo que también de esto es de lo que va el feminismo.

Obviamente desde antes yo ya confiaba en mi partera y confiaba en mi cuerpo para el parto en casa, así que cuando me dió las toallas postparto y la botella claro que confié en ella y me rendí a disfrutar de estas nuevas técnicas. Y me encantó, me funcionaron tan bien que me recuperé más rápido que la primera vez, que de por si fue rápida. También recuerdo una amiga que me contó que su suegra la metió a una tina con hierbas después de tener a su primer bebé, ella tenía miedo pero al final fue una experiencia genial. Ojalá todas pudiéramos tener a estas mujeres en nuestro parto, justo cuando más lo necesitamos.

Si esto te da confianza, pruébalo, si no, pues no, pero ojalá en tu siguiente parto lo pruebes 🙂

Deja un comentario