Motricidad gruesa: 25 juegos para desarrollarla

Empecemos con lo más importante: ¿qué es la motricidad gruesa?.

La motricidad gruesa es la habilidad que vamos desarrollando para mover armoniosamente nuestro cuerpo: caminar, correr, subir, bajar, saltar, gatear, nadar, mantenerse en equilibrio. «Movimientos grandes» y obtener agilidad, fuerza y velocidad en el proceso.

Se considera motricidad gruesa cuando:

  • Los bebés pueden detener la cabeza a los 2-3 meses.
  • Aprender a sentarse solo o «sedestación» a los 6 meses.
  • Gateo a los 9 meses.
  • Poder pararse a los 10 meses.
  • Empezar a caminar a los 12 meses.

Claro que estos son tiempos a los que empiezan algunos bebés, ¡recuerda que cada bebé es diferente! Y, como siempre, si tienes dudas, consulta a tu pediatra 😃.

Ahora, ¿por qué es importante la motricidad gruesa?

Aparte de que sin ella no podemos bailar, nadar o jugar futbol, como algunos de los ya adultos, es importante desarrollarla porque es el primer paso para ejercitar los músculos más finos. Si no existe un adecuado desarrollo de la motricidad gruesa, puede tener dificultades para concentrarse.

Ahora, iniciemos con las actividades, desde las iniciales hasta las avanzadas, para que tu bebé desarrolle su motricidad gruesa:

1. Conocer las partes de su cuerpo

Puedes enseñarle las partes de su cuerpo señalándolas y diciendo su nombre, haciendo rompecabezas de cuerpos y mencionar para qué funciona cada parte del cuerpo.

2. Subir y bajar las escaleras

Suena súper tonto, pero ¿quien de nosotras enseña a su bebé de 2 años o menos a bajar las escaleras sin ayuda? Mi hijo tiene ya 4 años y a veces todavía le doy la mano para bajar las escaleras o lo cargo para bajarlo 😂, en especial cuando se acaba de levantar.

Subir o bajar las escaleras con cuidado, agarrándose o, si todavía está chiquito, gateando o sentado para bajar, es importantísimo y te ahorrará algunos accidentes y sustos.

3. Caminar sobre puntos, piedras o en una barra de equilibrio

Esto se puede hacer con círculos de papel en el piso, hasta al aire libre con piedras en un riachuelo o con una pequeña barra de equilibrio, tronco o líneas dibujadas en el suelo.

El chiste es que tu bebé desarrolle el equilibrio y pueda moverse de un lado a otro sin caerse.

4. Bailar

Es parte del desarrollo de un niño moverse al ritmo de la música. Claro que hay algunos a los que no les interesa pero otros son los reyes y las reinas de la pista. Pongan música o videos de YouTube para niños en los que bailen y deja que tu bebé imite tus movimientos o los de los videos. ¡Verás que se divertirán mucho!

5. Atrapar la luz

Esto es genial cuando no hay luz o es de noche. Con ayuda de un láser, puedes pedirles a tus niños que atrapen el láser mientras tu lo mueves. Esto ayudará a que suben, bajen y se muevan mucho para poder alcanzarlo.

6. Juegos tradicionales

Los típicos juegos tradicionales son los ideales para desarrollar la motricidad gruesa. Juegos como el avioncito o rayuela, las escondidas, el gato y el ratón, las estatuas, saltar la cuerda, la carretilla, stop, etc.

7. Área de juegos

Ya sé que estamos hablando de juegos en casa, pero no todo es así. Bien sé yo que necesitamos un poco de tiempo para descansar y qué mejor lugar que el área de juegos de un restaurante o un lugar especializado en niños.

Estos lugares son lo mejor porque los juegos que tienen siempre son de escalar, pasar por un túnel o por aros, etc. y ¡qué mejor para desarrollar la motricidad gruesa! Aprovecha que hay algunos que también tienen áreas para bebés o dependiendo de la edad.

8. Huellas en el piso

Este es un ejercicio para aprender a identificar las partes del cuerpo e izquierdo y derecho. Pon en el piso las huellas de pies y manos y pídele a tus niños que vayan colocando, paso a paso, sus pies o manos en esas huellas.

También esta la versión «adulta» que es el famoso Twister, en el cual alguien te dice qué pie o mano debes de poner en qué color.

9. Boliche

Qué mejor que hacer un boliche en casa para que los niños puedan mejorar su puntería. Puedes hacerlo con vasitos de yogurts, latas o botellas de refrescos o con lo que se te ocurra y una pequeña pelota pesada.

El chiste es acomodar los «bolos» y tirarlos con la pelota. Fácil, divertido y para toda la familia.

10. Puntería

Los juegos que tratan de puntería son súper variados. Puedes hacerlo con una especie de tiro al blanco en la pared (con algo mejor que dardos, por favor), como en la foto con una esponja mojada, lanzando objetos a cestas o simplemente con pistolas de agua o de dardos y tratando de darle a un punto en la pared.

11. Imitar a los animales

Esta es sencilla y ayuda mucho a conocer los animales. ¿Cómo se mueve una serpiente? ¿Cómo se mueve un orangután? Estas son preguntas que puedes hacerle a tus niños y ellos tienen que imitarlos. También puede ser que imiten sus sonidos.

12. Recoger manzanas en el árbol

Crédito: Elige Educar. ¡Hay más actividades en su página!

Este ejercicio de Elige Educar está buenísimo. Es una especia de «avioncito» pero mucho más emocionante. El chiste es que dibujes un árbol y en las ramas pongas manzanas. El niño tiene que «subir por el tronco y las ramas» para poder alcanzar las manzanas. Como no puede salirse de la línea del árbol ¡tiene que guardar mucho el equilibrio!

13. Hacer muecas

Imprime fotos de tus niños haciendo muecas o de cualquier persona que encuentres en internet y pídeles que los imiten frente al espejo. Esto los ayudará a descubrir todos los movimientos que tienen en la cara, cómo se sienten en su cara y qué es lo que quieren decir.

14. Actividades variadas

Hay actividades de juego libre que les ayudará muchísimo a desarrollar la motricidad gruesa: Andar en bicicleta, patín o patines, nadar, jugar fútbol, treparse a los árboles, caminar por el borde o saltar en un charco son actividades que pueden hacer al salir a pasear en su día a día y disfrutarán mucho. ¡Deja fuera los miedos de que se lastimen!

15. Circuitos

Cualquier circuito que puedas hacer en la casa, en la acera con gis o, si tienes los materiales como en la foto, sería perfecto. El chiste es que les pongas diferentes actividades tipo «La Isla» o «Exatlón» y dejes que lo corran y hagan competencias.

16. Caminar con globos

Caminar con un globo en medio de las piernas hace que se te dificulte muchísimo hacerlo y tengas que adaptarte, esto te ayuda a mejorar tu motricidad gruesa.

17. Golpear globos

Lo más básico es golpearlo con la mano y no dejar que se caiga, pero también puedes jugar pegándole con un pequeño bat, con un palo o un tubo de cartón de servitoalla. También puedes amarrarlo a la punta del palo, para que nunca tengan que ir por él, en el caso de que todavía tengas a un bebé.

18. Bailar el hula hula

¿Sabías que hay toda una serie de bailes que puedes hacer con el Hula Hula, no solamente ponerlo en tu cadera y girar para que no se te caiga? ¡En mi universidad había una clase acerca de eso!

Pero bueno, iniciando con lo más fácil, hacer que tus niños giren el Hula Hula en su cadera no es nada fácil, así que con eso tienes para darles unos pasos básicos de baile.

19. Lanzar objetos a los hoyos

Como en la feria, lanzar pelotas, saquitos con arena u objetos a los hoyos es una tarea de puntería perfecta para los más pequeños.

20. Lanzarse el balón

Típico juego básico que siempre juegan los papás con sus hijos. Consiste en lanzarse el balón, pelota, globo o frisbee de uno a otro, dependiendo de que tan grandes estén tus niños.

21. Jugar al láser

Como en una película de James Bond, en cualquier pasillo puedes jugar al «láser» que trata de poner hilos, tiras de papel o cintas adhesivas de una lado a otro de la pared y, como en las películas de espías, tus niños no puedan tocar los «láser» y tengan que arrastrarse, brincar y agacharse para poder pasarlos.

22. Pintar con los pies

Esta es una actividad padrísima de Educa Hogar en la que se le permite a los niños, como pocas veces en su vida, ensuciarse y poder manchar un papel limpio. Al hacerlo con los pies se convierte en un juego sensorial, pero también de equilibrio ya que se trata de pintar con los pies. ¡El chiste es no caerse!

23. Recolectar tesoros

Colocar visiblemente tesoros u objetos, idealmente iguales entre todos, como globos, por toda la casa funciona para que el niño tenga que ir buscando por todos lados, subiéndose a la cama, a las sillas, por debajo de la mesa, etc. para poder obtener los objetos.

24. Lanzar objetos clasificándolos por colores

Esta actividad de motricidad gruesa es muy parecida a las que mencionábamos arriba como puntería, pero en esta también ejercitamos la decisión y clasificación por colores (o por lo que tu quieras: formas o «animales de mar o de tierra», etc.).

25. Con una línea en el piso

Esta actividad del blog mi guerrero y mi princesa es muy interesante porque nos deja ver como una simple cinta en el suelo puede tener muchos diferentes usos.

Estas son sólo algunas ideas que tú puedes usar para desarrollar la motricidad gruesa en tus hijos. Recuerda también que no porque no lo pongas a «hacer motricidad gruesa» no significa que no lo aprenderá, así que verás que la curiosidad de tus niños no tiene límites, ¡recuerda guiarlos siempre! Ellos te enseñarán.

17 comentarios en “Motricidad gruesa: 25 juegos para desarrollarla”

    • Hola Viviana! No tienen edad, más bien es dependiendo de la habilidad de tu hij@ 🙂 Cuando los juegos ya los domine, es hora de pensar en sus otras motricidades.

      Responder

Deja un comentario