Ideas para una comida divertida para niños

¿Te has preguntado cómo se puede hacer comida divertida para niños de manera sencilla? Es una duda común y para tu alegría hay maneras de lograrlo sin complicaciones. Sabemos que la alimentación de los pequeños es importante, que debemos proporcionarle una dieta balanceada, pero ¿cómo hacemos que les guste? 

No queremos siempre obligarlos a comer o a probar nuevas cosas. De por sí, los más pequeños son lo suficientemente curiosos para probar algo nuevo. La clave está en lo atractivo que resulte el plato. El niño de meses no tiene experiencia en los sabores. Ellos toman objetos y tan solo se lo llevan a su boca. Sus papilas gustativas son las encargadas de brindarle una información y la referencia que usará posteriormente el cerebro.

La primera experiencia debe ser siempre grata

Un tazón de avena sin nada más excepto una cuchara puede no resultar para nada apetecible. Tal vez cuando lo probemos se pueda cambiar la percepción. Además la mezcla de sabores podría gustar mucho al paladar. Pero, por elección de seguro con solo verlo no nos decantamos por él. Si eso pasa en el adulto, imagina en el pequeño. Es por esto que es necesario que los platos para ellos sean visualmente atractivos.

Una comida divertida para niños debe transmitir alegría y aventura. Recuerda que son nuevas experiencias y necesitamos que sean gratificantes para que refuerce los hábitos alimenticios sanos. Imagina que ese mismo tazón de avena blancuzco ahora le colocas una lluvia de fresas rojas y arándanos. ¿Más apetecible no?

Por si fuera poco, si aparte agregamos unos frutos secos, cambiaría incluso el sabor y estás incluyendo más texturas. ¿Lo mejor? Es un plato altamente nutritivo. Con solo unos detalles ya sumaste valor. No solo en los ingredientes, sino en su apariencia.

La comida divertida para niños implica no solo colores sino sabores

El consumo de sal y azúcar está limitado en los niños. Recientes investigaciones han determinado que el uso excesivo de ambos produce obesidad. Sin embargo en el mercado, si revisas los productos dirigidos al público infantil, podrás observar que aun cuando anuncian que tienen proteínas y vitaminas, son altos en azúcares. 

¿Tomas café sin azúcar? Si tu respuesta es negativa, cabría otra pregunta, ¿por qué no lo haces? de seguro la respuesta es que le falta el dulzor característico, y no lo disfrutas igual. En el niño ocurre de la misma forma. Si continuamente le damos zumos, bebidas y leches con alto contenido de azúcar, cuando intentemos ofrecer algo natural sin tanto sabor artificial, lo rechazará porque ya está habituado a otros sabores.

Las recetas de comida divertida para niños deben emplear buena combinación de sabores. Por ejemplo la banana o plátano es dulce. Puedes mezclarlo con yogur y hacer un nutritivo batido. Igualmente puedes añadirlo en la mezcla de panqueques o tortitas y así no debes adicionar tanta azúcar. Como ves un sabor se compagina a la perfección con otro. 

Cómo hacer la comida divertida para niños

Ya a estas alturas te debes haber dado cuenta que los niños son principalmente visuales. Necesitan estímulos que seguir para captar su atención. Esto se debe a su propia naturaleza. Por ello, la combinación de colores y formas resultan vitales para ganar su atención y provocar que deseen probar el plato que les presentan.

Por esta misma razón, procura jugar con los colores. Intenta emplear colores vivos, puros y llamativos para para conseguirlo. Una manera sencilla es emplear verduras y hortalizas cocidas al vapor o hervidas para garantizar sus cualidades alimenticias. La zanahoria es perfecta para crear una comida divertida para niños.

Sin duda, una ensalada donde se vean de forma separada cada uno de los ingredientes resulta más atractiva para los niños. No se compara con aquellas que el aderezo pinte con el mismo color todos los componentes.

Además, es vital prestar atención a las formas que se crean cuando armas un plato. Una comida divertida para niños será aquella que active su imaginación. Prueba recreando en lo posible uno de sus personajes favoritos. Dependiendo de la edad, puede ser algo complicado de llevar a cabo. En los más pequeños, armar un paisaje, una flor o un animal es bastante estimulante y suficiente.

Puede que solo busques ideas para crear una comida divertida para niños, pero algo que debes tomar en cuenta es su participación. ¿Quieres hacer algo que a tu niño le guste? ¡Procura que participe activamente en su preparación!

Si permites que el niño intervenga en ese proceso, sin duda alguna estará más que contento en consumirla. Bien sea ayudando a cortar los ingredientes, teniendo especial atención en el uso de cuchillos o prepararlos. Dale la oportunidad que mezcle, separe o adorne lo que prepares. Se divertirá y disfrutará de la misma manera.

Ideas de comidas divertidas

La apariencia juega un papel vital en el interés del niño por consumir alimentos. ¿Quieres saber cómo se usa? Mira cualquier artículo dirigido a los pequeños, sean alimentos o no. Los colores y formas invitan a prestar atención y adquirirlo. Lo mismo puede aplicarlo en los alimentos.

Puedes hornear papas y rellenarlas como siempre. Pero para dirigirlo a un niño, pica rodajas de zanahoria y pegas a los lados para crear orejas. Usa la parte blanca del huevo cocido cortado de forma parecida junto a un guisante en el medio y crea los ojos. Un cubito de la misma zanahoria para la nariz y tiras de fideo para bigotes ¡tendrás a un ratoncito para alimentar al pequeño!

El brócoli tiene una forma que invita a un árbol. ¿Por qué no creas un pequeño bosque al  costado del plato? Unas hojas de lechuga pueden servir como la cobija de una cama. El arroz tratado de forma apropiada te permite crear formas. Si lo tomas en tus manos puedes darle una forma circular. Resulta imperdible hacer un muñeco de nieve en épocas decembrinas.

De la misma forma, usa la temporada a tu favor. En octubre, con el furor de las famosas fiestas de Halloween, puedes crear murciélagos con algunos ingredientes. Una comida divertida es crear momias con tiras de masa para hacer pan. En fin, existen muchísimas ideas. Un par de claves y las sugerencias del propio infante y tendrás la idea para la próxima comida divertida para niños.

Deja un comentario