Ideas de comidas para niños de un año a dos años

¿Cual es la mejor comida para niños de un año a dos?

No eres la única madre que se ha preguntado ¿Cuáles son las mejores comidas para niños de un año a dos? Si, al igual que tú muchas se preocupan por proporcionar a sus pequeños una alimentación sana y balanceada. Tal vez eres de las que aún amamanta a libre demanda, si es así ¡Felicitaciones! y si ya dejaste de hacerlo, pues no pasa nada. El bebé de un año, ya posee otros requerimientos nutricionales. 

Comidas para un niño de un año

Al año no solo debes aumentar las porciones sino la frecuencia. Sus necesidades de nutrientes aumentan. La alimentación sólida ahora es la base, aunque sigas amamantando o brindando su leche de fórmula. Es importante que sigas manteniendo las texturas en los alimentos. Recuerda no cocer demasiado las hortalizas y ciertas verduras. 

El brócoli, la coliflor y la zanahoria deberían consumirse siempre al dente, ya que así conservan mayor cantidad de nutrientes. Los guisantes o arvejas, los repollitos o coles de bruselas y el tomate deben estar siempre presentes en el menú de comidas para niños de un año a dos. 

La leche de vaca ya puede ser suministrada en esta etapa. Lo recomendable es que sea entera y no desnatada, debido a que los bebés necesitan grasas. Puedes incluirla en las meriendas porque es una buena fuente de proteína. Acompañada de galletas o frutas, queda genial. También puedes ofrecer yogur con trozos de frutas naturales, esto suaviza su sabor y aporta algo de dulce. 

Las carnes magras también son importantes. ¿Por qué magras? porque estas contienen menor cantidad de grasas y mayores proteínas. En cuanto a verduras como espinaca, acelga, y tubérculos como la remolacha y el nabo, ya puedes incluirlos en la dieta diaria. Lo recomendable es que inicies con uno y lo puedas ofrecer por dos o tres días seguidos.

Por ejemplo, puedes preparar crema de espinacas, al otro día una ensalada y luego una tortilla. Tres preparaciones, con un mismo ingrediente. Observa cómo responde tu niño a cada uno y verás cuál es su forma favorita de comer la verdura. Luego pasa a otro tubérculo y repite el mismo procedimiento.

Comidas para niños de 2 años

Ya a los 2 años el niño puede comer alimentos con la misma textura que un adulto. Así que ya puedes ofrecer sopa, plato fuerte y postre (frutas, nada de pasteles dulces). Esta composición permite sumar una nueva experiencia al niño. Además permite brindar mayor cantidad y variedad de alimentos. 

Los cereales en esta etapa son imprescindibles, lo adecuado es que sean integrales, porque aportan mayor fibra al organismo. La quinua podría considerarse como la más completa en este grupo, ya que contiene mayor cantidad de calcio que el arroz o el maíz. Así mismo su nivel de aminoácidos es alto, ayudando al sistema inmune de los infantes. Los especialistas recomiendan de 4 a 6 raciones por día. 

El consumo de pescado no solo debe mantenerse sino aumentarse. A partir de los dos años ya puedes incluir mariscos. Recuerda hacer la prueba para determinar posibles alergias, comienza un día ofreciendo un poco y ve aumentando la cantidad al pasar el tiempo. 

El pescado posee menos grasas que otras carnes, además es una fuente única de fósforo. Puedes prepararlo de 3 a 4 veces por semana, variando entre almuerzos y cenas de preferencia, aunque puedes incluirlo en el desayuno.   

Las grasas son también otro apartado importante en cuanto a comidas para niños de un año a dos. De ser posible emplea aceite de oliva, sino el de maíz o girasol. No son recomendables en esta etapa ni el de coco ni el de palma. La fritura es un método de cocción válido, pero no lo uses en exceso. 

Que deben tener las comidas para bebés

  • Equilibrio: un plato lleno de carbohidratos porque al niño “le gusta” no es acertado. Debemos familiarizarnos con los grupos de alimentos y de esta forma ofrecer platos completos que puedan no solo saciar su apetito y aportar nutrientes sino también agradar al paladar.
  • Variedad: comer siempre lo mismo aburre. Para evitar esta incómoda situación lo adecuado es dedicar un día a la semana para la planificación de un menú. De esta forma puedes realizar compras que se ajusten a lo que tienes pensado cocinar. Cada día es una oportunidad de ofrecer algo nuevo y diferente. 
  • Creatividad: la cocina es todo un arte que conjuga los sentidos. Tiene aromas, sabores, texturas, formas y colores. Desde los 6 meses debes proporcionar al bebé más que alimentos, experiencias. Por eso no es recomendable siempre usar sopas y papillas. Es importante que degusten, que descubran el sabor original de cada fruta, verdura, cereal. Organiza en el plato, los elementos de forma tal que sea atractivo para el niño. 

Recuerda, los padres somos garantes del desarrollo de nuestro hijo. Si queremos que cumpla con una dieta saludable debemos dar el ejemplo. Debes respetar su ritmo, si algo no le gusta no le obligues. Intenta hacer distintas preparaciones, alguna se ajustará a sus requerimientos. Tampoco uses la comida como medio de chantaje eso de “si te comes todo” te doy un premio (muchas veces dulce) es una muy mala costumbre. 

Ideas de comidas

Realmente cocinar para los pequeños de la casa no es algo muy complicado, a continuación algunas ideas de recetas que puedes elaborar sin mucho esfuerzo pero con mucho cariño.

Desayuno: melocotón o albaricoque en trozos sobre una taza de copos de avena cocida con leche. 

Merienda: compota de manzana con frutos secos. Esta compota la puedes elaborar fácilmente en casa, solo pones una manzana con una cantidad mínima de agua y lo dejas cocinar por espacio de 30 minutos o hasta que la fruta esté muy blanda, la haces puré y listo, puedes colocar una ramita de canela. Si la manzana es dulce no necesitarás agregar azúcar.

Comida puedes ofrecer una sopa de quinua con papa y de plato fuerte: pollo asado o a la plancha, guarnición de vegetales (vainitas y zanahorias salteadas) con un poco de arroz. Una fruta picada puede constituir el postre.

La merienda de media tarde puede ser unas tortitas de banana con leche y la cena unas albóndigas de pollo molido, con una ensalada de tomates cherry y queso y una tostada de pan. Trozos de papaya. Como pudiste observar las comidas para niños de un año a dos pueden ser saludables, prácticas y fáciles de hacer.

Deja un comentario